Me habían quedado algunas entradas tuyas sin leer y qué gran sorpresa este reportaje. Espero conseguir la revista, porque los trenes me gustan más cada día y ahí demuestras que no hace falta ir lejos para descubrir historias y rincones apasionantes.

Gracias.